Mi adorable E.

Lolità

Ediciones B

240 pág

Me metí en mar abierto.
Creyendo que no había guardacostas.
Me metí, en lo profundo.
Azul.
Creyendo que no llevaba bengala.
Y justo cuando el naufragio se puso peligroso.
Y justo cuando creí que no llegaría a orilla.
Y justo cuando una razón se inclinaba por hundirse en el océano de la derrota... Otra razón fabricó su bengala e incendió un pedido al cielo.
Había bengala.
Y había guardacostas.
Una supo pedir y la otra supo auxiliar.
El relámpago se vio desde mi cielo interno.
Y el pitido se oyó en mi adentro.
La vela y el silbato venían desde lejos y desde el pecho.
La esperanzada vuelta a casa después de haber naufragado con el mar.

Mi adorable E.
El faro de mi odisea para regresar.

 

Lolità nació en Buenos Aires. En la calle Luis María Campos un 22 de agosto.

A los tres años partió a Francia, donde pasó su primera infancia.

Luego la recibió la provincia de Santa Cruz. Creció en un pueblito del sur argentino, Rospentek, rodeada de montañas.

La ciudad de Buenos Aires volvió a invitarla en su juventud para más tarde despedirla en su traspaso a San Martín de los Andes y verla regresar en su adolescencia.

El resto de su vida le perteneció al mundo entero y su dinámica nómade continúa hasta hoy.

Lo que antes sucedía por obligación familiar hoy lo elige por obligación interior.

El deseo de recorrer. Interna y externamente.

Supo ser diseñadora y maestra, y hoy escribe el recorrido de su mayor vocación, ser.

Busca dentro de la escritura, su talismán, encontrar sus propias revelaciones de aprendizajes en la vida... Y así como alguien te invita a su casa y te comparte mate, ella te invita a su casa interior y te comparte líneas y emociones.

 

Mi adorable E.

$21.499,00
Mi adorable E. $21.499,00
Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

Mi adorable E.

Lolità

Ediciones B

240 pág

Me metí en mar abierto.
Creyendo que no había guardacostas.
Me metí, en lo profundo.
Azul.
Creyendo que no llevaba bengala.
Y justo cuando el naufragio se puso peligroso.
Y justo cuando creí que no llegaría a orilla.
Y justo cuando una razón se inclinaba por hundirse en el océano de la derrota... Otra razón fabricó su bengala e incendió un pedido al cielo.
Había bengala.
Y había guardacostas.
Una supo pedir y la otra supo auxiliar.
El relámpago se vio desde mi cielo interno.
Y el pitido se oyó en mi adentro.
La vela y el silbato venían desde lejos y desde el pecho.
La esperanzada vuelta a casa después de haber naufragado con el mar.

Mi adorable E.
El faro de mi odisea para regresar.

 

Lolità nació en Buenos Aires. En la calle Luis María Campos un 22 de agosto.

A los tres años partió a Francia, donde pasó su primera infancia.

Luego la recibió la provincia de Santa Cruz. Creció en un pueblito del sur argentino, Rospentek, rodeada de montañas.

La ciudad de Buenos Aires volvió a invitarla en su juventud para más tarde despedirla en su traspaso a San Martín de los Andes y verla regresar en su adolescencia.

El resto de su vida le perteneció al mundo entero y su dinámica nómade continúa hasta hoy.

Lo que antes sucedía por obligación familiar hoy lo elige por obligación interior.

El deseo de recorrer. Interna y externamente.

Supo ser diseñadora y maestra, y hoy escribe el recorrido de su mayor vocación, ser.

Busca dentro de la escritura, su talismán, encontrar sus propias revelaciones de aprendizajes en la vida... Y así como alguien te invita a su casa y te comparte mate, ella te invita a su casa interior y te comparte líneas y emociones.