Más liviano que el aire

Federico Jeanmaire

Claustrofóbica y desternillante: una anciana le cuenta su vida a un ladrón adolescente atrapado en un lavabo.

Nada podía salir mal, pero todo salió mal. Un ladrón adolescente de catorce años entra a robar en la casa de una anciana de noventa y tres. Víctima de su exceso de confianza, el ladrón acaba encerrado en el lava­bo con la anciana apostada al otro lado de la puerta. Esta mujer sola a la que nadie quiere escuchar se encuentra de pronto con un interlocu­tor que no puede escabullirse y, durante cuatro días seguidos, se dedica a contarle su vida, con sus hitos y trivialidades: la relación que tuvo con sus padres, sus amores y desamores...

A ratos dramática y a ratos desternillante, la narración consiste en el in­terminable monólogo que la viejecita le suelta a su atrapado escuchador a través de la puerta. Un tour de force genial y lleno de sorpresas hasta la última página, merecedor del Premio Clarín de Novela 2009.

«Una de las obras más sólidas y propositivas de la literatura latinoameri­cana» (Rafael Toriz, Perfil).

«La sorpresa es algo que acompaña a todos los títulos de este novelista» (Marta Rózpide, El Imparcial).

Más liviano que el aire

$14.900,00
Más liviano que el aire $14.900,00

 

Más liviano que el aire

Federico Jeanmaire

Claustrofóbica y desternillante: una anciana le cuenta su vida a un ladrón adolescente atrapado en un lavabo.

Nada podía salir mal, pero todo salió mal. Un ladrón adolescente de catorce años entra a robar en la casa de una anciana de noventa y tres. Víctima de su exceso de confianza, el ladrón acaba encerrado en el lava­bo con la anciana apostada al otro lado de la puerta. Esta mujer sola a la que nadie quiere escuchar se encuentra de pronto con un interlocu­tor que no puede escabullirse y, durante cuatro días seguidos, se dedica a contarle su vida, con sus hitos y trivialidades: la relación que tuvo con sus padres, sus amores y desamores...

A ratos dramática y a ratos desternillante, la narración consiste en el in­terminable monólogo que la viejecita le suelta a su atrapado escuchador a través de la puerta. Un tour de force genial y lleno de sorpresas hasta la última página, merecedor del Premio Clarín de Novela 2009.

«Una de las obras más sólidas y propositivas de la literatura latinoameri­cana» (Rafael Toriz, Perfil).

«La sorpresa es algo que acompaña a todos los títulos de este novelista» (Marta Rózpide, El Imparcial).